Tardarás solo 2 minutos en leer esto.

¿Sabes qué son los letingos y cómo tratarlos? Es fundamental conocer la respuesta a estas preguntas para eliminarlos y tener un aspecto saludable.

Para tratarlos con éxito hay que realizar un abordaje integral, es decir, combinar el tratamiento dermatólogico en clínica con el médico y cosmético, que se puede realizar en casa.

Todos los tratamientos dermatológicos realizados en nuestra clínica tienen como objetivo potenciar la acción de las cremas y acelerar su efecto.

¿Qué son los lentigos?

Los lentigos son lo que conocemos popularmente como “pecas grandes”.

Son aquellas manchas múltiples de color marrón oscuro de menos de 1-2 centímetros, localizadas en zonas de mayor exposición solar.

Con el paso de los años van aumentando en tamaño y adquiriendo una tonalidad más oscura. Las pieles más claras tienen una mayor predisposición a los lentigos.

¿Cómo se producen?

Son consecuencia de un incremento de la actividad de los melanocitos de las capas más superficiales de la piel, y tienen su origen en quemaduras solares de la infancia y/o adolescencia y en la exposición solar crónica.

Cómo prevenir su aparición

Para prevenir la aparición de manchas en la piel, como son los lentigos, es importante aplicar una correcta protección solar, porque la luz del sol es el principal estimulante de la pigmentación de la piel.

Los nuevos hábitos de vida y la contaminación nos obligan a extremar la protección solar y a utilizar productos antioxidantes. La exposición al sol y la oxidación son dos factores responsables del conocido estrés oxidativo, que estimula la producción de melanina y, por lo tanto, la aparición de manchas.

Tratamiento para eliminar los lentigos

 En el tratamiento para eliminar los lentigos se recomienda el uso de productos tópicos que contengan activos despigmentantes, como el ácido kójico o tretinoína, entre otros.

En el tratamiento de estas manchas es fundamental la evaluación clínica especializada de un dermatólogo para diferenciar estas de su variante maligna, el lentigo maligno y el lentigo maligno melanoma.

 El tratamiento es más sencillo que el del melasma. Existen varias opciones:

  • Peeling químico,
  • Crioterapia o electrocoagulación,
  • Luz pulsada intensa o láser.

Cada tratamiento se elige de forma individualizada, según las necesidades del paciente.

 Si empiezas a notar manchas en tu piel es fundamental que consultes con nuestra dermatóloga para un correcto diagnóstico. Es importante poner en marcha en cuanto antes el tratamiento más adecuado y adaptado a ti y a tu estilo de vida.

Responder

Abrir chat