603 715 023

Hiperhidrosis: Tratamiento contra el sudor excesivo

Hiperhidrosis. Dermatología. Pilar de Frutos

La hiperhidrosis, o exceso de sudoración, es una patología muy común – se estima que afecta al 1-5% de la población general- que puede tener serias consecuencias a nivel social, emocional y profesional.

Valoración Online Gratuita. Clínica Pilar de Frutos

También puedes llamarnos al +34 603 715 023

  • Avatar Adriana Navarro ★★★★★ hace 2 meses
    Acudí para tratarme el melasma con la Dra. Elena Martinez, dermatóloga en la Clínica Pilar de Frutos. Llevo ya un año acudiendo y a penas tengo manchas. La doctora es una profesional de 10, en la que se puede confiar plenamente y más en temas tan … More delicados como la piel del rostro. Muuuuy recomendable!
  • Avatar G. Car ol ina R 3 a L ★★★★★ hace 2 meses
    La doctora dermatólogo, Elena Martínez, es excelente, tiene ética profesional, cuida todos los detalles, es cuidadosa y sincera a la hora de escoger y sugerir los tratamientos adecuados a tus necesidades y tipo de piel. Estoy feliz con el trato y … More con los resultados. Todas mis amigas me han comentado que mi piel está más uniforme y luminosa.Por otro lado, es muy accesible, siempre contesta los mensajes que le escribes a través de sus RRSS y es un encanto de persona, amable, cordial. Por si fuera poco, Elena es un bombón, no tiene exceso de nada, ella es su mejor publicidad, tiene una piel tersa, lozana y luminosa. Se la he recomendado a mis amigas y también están encantadas con la doctora Elena.La atención y la experiencia en la clínica Pilar de Frutos, tanto el día de la consulta, como por teléfono, han sido muy positivos, también gracias a Natalia que es un encanto de persona, amable, cercana y muy profesional. 100% recomendable!
  • Avatar Eva Melantuche ★★★★★ hace 2 meses
    Gracias Dra. Elena Martínez, por conseguir eliminar mis manchas (nada me funciono ni Laser, ni tratamientos, años y dinero tirados a la basura) pero tú si que supiste con las fórmulas magistrales y el peeling, conseguir que en 6 meses, se eliminasen … More todos mis melasmas, malditos. Eres la mejor y GRACIAS DE CORAZÓN!!!!!

TRATAMOS LA HIPERHIDRÓSIS CON TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX) Y CON RADIOFRECUENCIA (MORPHEUS 8)

EN QUÉ CONSISTE LA HIPERHIDRÓSIS

El sudor se produce por las glándulas sudoríparas que se encuentran en las capas más profundas de la piel y estas son esenciales para la termorregulación corporal. El sistema nervioso simpático produce una sustancia que actúa de neurotransmisor conocido como acetilcolina y este se une a los receptores de las glándulas sudoríparas, de forma que estimula su actividad.

Lo habitual es que la hiperhidrosis afecte a axilas, palmas, plantas, pero también pueden verse afectadas otras zonas anatómicas como la cara, el cuero cabelludo, las ingles y debajo de los pechos, sobretodo en mujeres con gigantomastia.

Tal y como indica la Dra. Pilar de Frutos, cirujana plástica, experta en medicina estética y directora de la Clínica Pilar de Frutos “ante un cuadro de hiperhidrosis hay que valorar si esta es primaria, forma clínica más común y que se debe a una hiperactividad primaria de estas glándulas; o si por el contrario se trata de una hiperhidrosis secundaria, es decir, que esta actividad exagerada de las glándulas sudoríparas se deba a un estímulo externo que lo desencadene, como hormonas.”

Lo habitual es que la hiperhidrosis sea una condición familiar; es decir, se detectan en la mayoría de los casos antecedentes familiares de exceso de sudación, que esta esté presente en la historia personal desde la infancia o adolescencia más temprana, que empeora en situaciones de estrés o con el aumento de temperatura ambiental y que habitualmente no se presenta durante el sueño nocturno.

¿QUÉ PROBLEMAS PUEDE DESENCADENAR UN EXCESO DE SUDORACIÓN?

Por lo general la hiperhidrosis tiene consecuencias en la vida social de los pacientes y suele interferir con una actividad social normal. Esto puede desembocar en problemas psicológicos o emocionales, además de poder tener dificultades en la vida laboral de las personas.

Además de esto, la hiperhidrosis puede ser uno de los factores desencadenantes o agravantes de otras enfermedades dermatológicas como el eczema dishidrótico en manos y pies, las infecciones bacterianas como el eritrasma, las infecciones fúngicas como tiñas en pies o intertrigos candidiásicos en ingles y pliegue submamario. Además puede agravar cuadros de dermatitis como la dermatitis atópica.

SOLICITA MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTE TRATAMIENTO

¿CON QUÉ TRATAMIENTOS CONTAMOS PARA ESTA PATOLOGÍA?

TOXINA BOTULÍNICA: En casos de hiperhidrosis localizada en axilas y palmas de las manos que no se controlan con tratamientos antitranspirantes se puede usar toxina botulínica o Botox (R). Su función es bloquear el receptor de la acetilcolina a nivel de las glándulas sudoríparas pero lo hace a nivel local, por tanto no tiene efectos sistémicos; el tratamiento es temporal: de 6 meses a 1 año de duración. Está contraindicado en alérgicos al huevo y como efecto secundario en algunos casos, escasos, puede producirse una hipersudoración compensatoria en otras zonas, lo más habitual en la zona superior y central de la espalda.

RADIOFRECUENCIA: Y uno de los últimos y más revolucionarios tratamientos con los que contamos es la termólisis de las glándulas sebáceas ecrinas. Esto se consigue por ondas de radiofrecuencia (Morpheus 8) que actuando a nivel profundo en la dermis consigue la destrucción completa de manera permanente de una parte de las glándulas origen del sudor. Usado para hiperhidrosis localizada, sobre todo ha demostrado su actividad en axilas. En los estudios realizados comparando esta técnica con las técnicas convencionales usadas en el tratamiento de la hiperhidrosis se ha conseguido demostrar una reducción de la sudación mayor tras 30 días del tratamiento y una mejoría del 75% en la reducción del sudor en estos pacientes respecto a los pacientes tratados con tratamientos convencionales; y también se ha demostrado que después de 6 meses de haber realizado el tratamiento entre el 50% y el 75 % de los pacientes mantienen esta mejoría objetivada en el primer control a los 30 días del tratamiento. Suelen realizarse en sesiones de unos 20-30 minutos separadas por al menos 3 meses y sus resultados son de forma semipermanente, con una duración de años.