Tardarás solo 4 minutos en leer esto.

Blefaroplastia

 Nuestros ojos y la mirada es probablemente una de las zonas fundamentales de nuestro cuerpo, y quizá la que más nos defina en líneas generales. Por ello los tratamientos dirigidos a su mejora y/o mantenimiento son de los más demandados entre nuestros pacientes.

Los párpados son una de las zonas que más denotan en el envejecimiento, unos párpados caídos o el exceso de bolsas nos dan un aspecto triste o cansado que puede llegar a resultar muy incómodo. Incluso en personas jóvenes, por cuestiones genéticas, podemos apreciar exceso de piel o bolsas incipientes que afectan negativamente a la manera en la que nos vemos en el espejo, y por tanto a nuestra autoestima y seguridad personal.

La blefaroplastia es una intervención sencilla, cuyo objetivo fundamental es rejuvenecer la mirada eliminando el exceso de piel del párpado y las bolsas de grasa.

Podemos realizar esta intervención de dos maneras diferentes:

BLEFAROPLASTIA LASER (Sin cirugía):

  • Casos con poco exceso de piel.
  • Bolsas grasas de pequeño tamaño.
  • Contraindicaciones a la cirugía.

BLEFAROPlASTIA QUIRÚRGICA:

  • Exceso de piel muy evidente.
  • Laxitud de párpado inferior.
  • Bolsas excesivas.
  • Otros problemas oculares.

También existen alternativas no quirúrgicas a la blefaroplastia para mejorar la mirada y la zona periocular si se trabajan adecuadamente, para aquellas personas que desean un tratamiento menos agresivo. Si bien no tienen resultados permanentes, sí que nos ayudan a retrasar el momento de la cirugía y a mejorar durante un tiempo. De esto hablaremos en otro post dedicado a este tema en particular.

Se trata de una de las cirugías más agradecidas tanto por sus resultados como por tener un postoperatorio sencillo y prácticamente indoloro. Los riesgos son mínimos en las manos adecuadas. Además el resultado es duradero a largo plazo durante años.

Postoperatorio

 La blefaroplastia, a pesar de realizarse en una zona tan sensible como es la de los párpados y ser una cirugía facial presenta un postoperatorio bastante sencillo.

  • Los pacientes pueden sentir leves molestias durante 24-48h, pero nunca sentirán dolor.
  • Puede aparecer algún hematoma discreto que se habrá resuelto en pocos días.
  • Los puntos son mínimos y se retiran en 5-7 días.
  • Los cuidados son muy sencillos e implican utilizar un colirio y una crema específica para la zona.
  • Las cicatrices son prácticamente invisibles en pocas semanas, ya que además quedan en los propios pliegues.

 Puesto que es una zona que tiende a la retención de líquidos, para evitar el exceso de inflamación se pautaran apósitos húmedos y fríos específicos durante las primeras 48 horas.

Es muy efectivo mantenerse en una posición boca arriba y manteniendo la cabeza ligeramente elevada con dos almohadas durante las primeras dos semanas después de la intervención.

En los días siguientes a la intervención hay que tener una serie de recomendaciones para ducharse: es importante para cualquier cicatriz que durante el proceso de curación este lo más limpia y seca posible, por eso durante los primeros días hasta la retirada de puntos no se debe tocar ni mojar la zona. Se podrá volver a la higiene habitual cuidadosa tras la retirada de puntos a la semana siguiendo siempre las recomendaciones del cirujano.

Es importante vestir gafas de sol mientras los ojos estén sensibles los primeros días para salir a la calle y también durante los primeros meses cada vez que vayamos a exponernos al sol, al igual que proteger esa piel con crema de protección solar Factor 50 para que nuestra cicatriz sea invisible.

Tiempo de recuperación

Tras la operación de blefaroplastia se podrá volver al trabajo en unos días, aunque el período de recuperación siempre va a depender de la actividad que realice en su día a día el paciente.

  • Se puede hacer vida normal sin esfuerzos una vez retirados los puntos entre el 5º y el 7º día.
  • Puedes maquillarse en unos 10-12 días.
  • Los resultados son inmediatos, aunque durante las dos primeras semanas puede existir inflamación relativa y no comenzaremos a apreciar el resultado real hasta pasados al menos 15 días.
  • Pasado un mes ya nos veremos perfectos, pero algunos días por la mañana puede que nos levantemos con algo más de inflamación
  • A partir de 3º mes, en general, tendremos el resultado perfecto esperado.

El deporte o los grandes esfuerzos físicos o que impliquen gran aumento de la temperatura corporal o movimientos bruscos de cabeza deben posponerse de 3-4 semanas.

No debe asustarnos la aparición de hematomas e inflamación en las zonas de los párpados después de la cirugía, ya que son normales y desaparecen habitualmente durante la primera semana.

Así que si estás planteándote una intervención de estas características puedes comprobar que son mínimas las incomodidades y grandes los resultados.

Os recordamos que trabajamos con nuestro Método exclusivo de recuperación.

 

Responder