En nuestra consulta detallaremos e informaremos de todos los pormenores de la intervención. Es imprescindible que el paciente conozca todos los detalles de su cirugía, así como tener el respaldo y atención permanente de todo nuestro equipo para solucionar cualquier incidencia que pudiera surgir durante el proceso.

Aun así, al igual que en cualquier intervención existe riesgos a corto plazo como por ejemplo presentar hematoma, infección o mala cicatrización.  Nuestros protocolos de trabajo reducen al mínimo este tipo de complicaciones:

  • Técnica NO TOUCH: Las prótesis se implantan con la más rigurosa esterilidad.
  • Sistema INVISIBLE SCAR: Todas las incisiones se realizan con suturas reabsorbibles de última generación y de muy bajo grosor para minimizar la reacción inflamatoria y evitar marcas externas.

Otro inconveniente que puede plantarse es la rotación de la prótesis, que aunque poco frecuente debe valorarse en pacientes con tejidos laxos y cuando planteamos la utilización de prótesis anatómicas. Actualmente hay alternativas suficientes para resolver este problema sin mayores consecuencias.

A largo plazo, la complicación más habitual aunque cada vez menos frecuente debido al avance en las técnicas de implantación, es la contractura capsular. Mediante la utilización de prótesis de alta gama y su implantación en el plano retropectoral este riesgo es mínimo, pero si se presenta, sería necesario un recambio de prótesis.

Todas nuestras intervenciones incluyen una Garantía de Calidad de un año.